Etiquetado: Ilustración

Picturebooks Planeta Tangerina

Imagen

Cuando lees un libro común el ritmo de lectura se establece de izquierda a derecha. Los textos son percibidos de una manera rápida por nuestro cerebro que ha interiorizado un idioma previo, y las imágenes son asociaciones que nuestro procesador interno elabora de acuerdo con los conceptos memorizados, estableciendo un nexo entre lectura y comprensión lectora.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Hasta ahí lo que es un texto en un libro normal. Más enriquecedor es un libro ilustrado en el que las imágenes no desempeñan una función superficial o decorativa, no son meros adornos, son contenido. Son actores principales junto con el texto. La lectura de un libro ilustrado no implica una mera secuencia de palabras, implica la lectura de cubiertas y guardas, la lectura de ritmos y cambios de ritmos, implica conexiones entre palabra, imágenes y silencios.

Imagen

La mejor manera de contar una historia participada de adultos y niños que están aprendiendo a conectar imágenes, significados y palabras, es la lectura de un libro ilustrado, no es jugar con un cuento más, no sólo es pasar hojas, sino poner en la mesa los ingredientes de un aprendizaje enriquecedor donde todos ganan.

Imágenes vistas en Planeta Tangerina. No perdérselo.

Cuéntame un cuento

¿Cuántas veces ojeas un libro que te ha atrapado por su portada?

No has podido evitarlo, es irremediable pasar la mirada por la cubierta del libro, lees el resumen en la contraportada y vuelves a la portada, hasta el detalle. Incluso el lomo no se escapa a tu curiosidad.

Si esto ocurre con un libro cualquiera, imagina qué pasa cuando das con la literatura infantil y encuentras ilustraciones impresionantes que te sumergen en un cuento para adultos, en una maravilla visual evocadora y donde sobran casi las palabras… Aquí es donde se recrean los ilustradores, en el mundo infantil, como si muchos de ellos quisieran zambullirse de nuevo en la infancia y hacen de eso su profesión, que va más allá del diseño, la literatura o los niños: ¿cómo vas a hacer para resistirte a un libro tan cuidadosamente elaborado?

Una de las Editoriales que selecciona ilustracciones preciosas es Kókinos. Para niños soñadores (todos) y para padres encantados de soñar despiertos (algunos). No es que desprecie a Pepa Pig y compañía, pero merece la pena zambullirse en pequeñas joyas ilustradas.

¿EN QUÉ PIENSAS? Laurent Moreau

La gente que pasea o que camina apresurada por las por las calles va pensando en sus cosas, unas más sencillas , otras más complicadas… ¿Y tú en qué piensas?

Imagen

BESOS. Goele Dewanckel

Besos de padres a hijos, de nietos a abuelos, entre amigos o enamorados. Besos soñados, transgresores, poéticos… Besos de amor que no pueden faltar a ninguna edad. ¡Ni a ningún ser vivo! Cada beso nos cambia, nos altera, nos conmueve. Es como una revolución. Sin duda, los besos son mágicos para los niños.

Imagen

EL CUENTO DE LA HORMIGUITA QUE QUERÍA MOVER LAS MONTAÑAS. Michäel Escoffier. Kris Di Giacomo

Una niña le pide a su mamá que le cuente un cuento, pero no de hormiguitas.
Y menos de las que quieren mover montañas. Prefiere que haya un dragón maleducado que desencadena un montón de desbarajustes. ¡Pero la hormiguita que quería mover montañas al fin será la heroína!

Imagen

MAMÁ FUE PEQUEÑA ANTES DE SER MAYOR. Valérie Larrondo. Claudine Desmarteau

Según este cuento las mamás, de pequeñas, fueron unas santas. Jamás se metían el dedo en la nariz ni decían palabrotas ni tiraban de la cola al perro, ni pintaban las paredes con rotulador, ni tenían celos de sus hermanitos… ¿Se puede creer algo así? Hay que abrir este libro para averiguar la verdad.

Imagen

LA MERIENDA. Kuêta Pacovská

Organizar una merienda es algo fantástico. Sobre todo cuando los invitados son tan exóticos y originales como unos círculos de colores, la luna, un caracol, una marioneta, la “C” mayúscula, un rinoceronte o un payaso. La niña-anfitriona sabe que esta mezcla de locos personajes será explosiva y pasarán una merienda deliciosa y muy divertida.

Imagen

Fotos: Editorial Kókinos.

Piedra, papel y tijera

Las obras de Pep Carrió exhalan sentimiento por los 4 costados.

Buscador incesante de objetos, olvidados y naufragados, con los que crear nuevas criaturas que son percibidas como seres animados. El oficio de ilustrar.

Imagen

ImagenImagen

Imagen

Imagen

Objetos ilustrados que cobran vida. Objetos que surgen de piedras, papeles perdidos, viejas fotografías, dibujos y cuadernos, cuerdas, punzones, limas y tijeras.

Imagen

Fotos. Estudio Pep Carrió.